Recetas

Costillar a la miel

90 minutos
DIFICULTAD
POPULARIDAD

La receta de esta semana es un plato perfecto para esos días en que no tenemos demasiado tiempo para dedicar a cocinar, pero que, pese a eso, no queremos renunciar a disfrutar de un plato rico y jugoso. Hoy os explicamos cómo preparar un costillar a la miel.

Como decimos, es una receta que no requiere mucho tiempo para su elaboración, ya que consiste en preparar el costillar y dejar que se vaya cocinando en el horno. No obstante, siempre que os sea posible, es recomendable dejar macerar la pieza de carne en la salsa de miel varias horas antes de prepararlo, aunque lo hagáis como lo hagáis, siempre quedará muy bueno.

Elaboración:

Paso 1

En primer lugar, prepararemos la salsa con la que untaremos el costillar. Para ello, en un mortero ponemos los ajos pelados, la sal y la pimienta negra al gusto, y el tomillo, el romero o la hierba aromática que prefiramos, y lo molemos todo

Paso 2

A continuación, echamos un chorrito de aceite, agua y la miel, y lo removemos todo junto para que quede bien mezclado

Paso 3

Si podemos dejar macerar la carne varias horas antes del horneado, la colocamos en un recipiente, vertemos la salsa por encima, y lo dejamos todo tapado, en la nevera. Cada hora, aproximadamente, la podemos sacar y remover, para que se impregne correctamente

Paso 4

En cuanto a las patatas, las pelamos y las cortamos en rodajas para crear una ‘cama’ en la bandeja del horno (o en una fuente de barro) sobre la que colocaremos el costillar. Es conveniente untar un poco de aceite en el recipiente que usemos para hornear, para que no se pegue la comida

Paso 5

Precalentamos el horno a 180 grados

Paso 6

Una vez preparadas las patatas, ponemos el costillar encima y echamos la salsa de miel por encima, para que se impregne tanto la carne como las patatas. Podemos usar un pincel para que la salsa llegue a todos los ingredientes

Paso 7

Finalmente, metemos la bandeja (o la fuente) tapada con papel de aluminio en el horno, a 180 grados, durante aproximadamente una hora. Pasado este tiempo, retiramos el papel y horneamos durante otra media hora. Es recomendable que cada 15 minutos, más o menos, removamos la carne y la untemos un poco con el caldo que se ha ido generando en la bandeja

Como veis, es una receta sencilla, que no exige estar demasiado tiempo pendientes de la cocina, pero que ofrece unos resultados excelente. Y vosotr@s, ¿tenéis algún truco especial para preparar este plato? Contádnoslo en los comentarios

¿Te ha parecido interesante?