LOS NIÑOS Y LA COCINA

LOS NIÑOS Y LA COCINA

Publicado el: 27/05/2015

POPULARIDAD

No hay nada mejor para que los niños desarrollen su amor por la cocina que inculcarles el valor por los alimentos, el trabajo que cuesta elaborarlos y la pasión por compartir buenos ratos en familia en el ámbito de la cocina. Por eso hoy nos ponemos los delantales en familia y a encender los fogones, ¡consejos para cocinar con niños desde que son bebés!

0-1 AÑO: HÁBLALE MIENTRAS COME

Esta técnica, que se conoce como Alimentación perceptiva, consiste en hablar a tu bebé desde que comienza a probar los primeros alimentos tras la lactancia. Ten en cuenta que este descubrimiento sensorial de los sabores, las texturas y los olores de la comida es una de las cosas más importantes, y les puede influir en su relación futura con los alimentos.

¡Cuéntale qué está comiendo, incentívale y presta atención a sus reacciones y emociones!

2-3 AÑOS: EXPERIMENTOS CULINARIOS

A esta edad, todavía no rechazan las verduras y frutas por lo que puede ser un buen momento para que te ayuden a experimentar en la cocina y que ellos mismos vayan familiarizándose con los alimentos. Sería interesante, por ejemplo, que te vieran realizar sus purés mientras vas llamando a cada ingrediente por su nombre para que lo repitan como si se tratase de un juego.

Recuerda que, en la educación, el ingrediente lúdico es el más importante 😉

4-5 AÑOS: ¿LOS PRIMEROS PROBLEMAS?

Es un hecho que, en realidad, casi el 90% de los niños pasa al menos una larga etapa de “mal comedor” que suele comenzar en estos años. Y llegados a este punto, ¿qué podemos hacer?

Pues hay cantidad de consejos destinados a sobrellevar esta etapa en la que todo lo verde y los olores fuertes les produce rechazo y más de una llantina, por ejemplo:

  • Haz la comida ‘atractiva’: Disfraza las verduras mezclándolas con tomate y pasta.
  • Pon nombres divertidos a los platos, ¿por qué no debe existir un plato que se llame como el rey o reina de la casa? O como papá, la abuela…
  • Haz de todo un juego: Prueba a vendarte los ojos y él te dará alimentos a probar, después debes hacer tú lo mismo con ellos.

6-7 AÑOS: JUGAR A SER MAYORES

No hay nada mejor para estimular su apetito haciéndole partícipe del proceso de creación en una receta. Todo niño puede, por ejemplo, cascar un huevo, añadirle harina a un bizcocho o exprimir una naranja. Ser parte integrante del proceso de creación les hará un poquito más adultos, y los adultos ya se sabe, comen de todo.

 8-10 AÑOS: LA MADUREZ

Si has aplicado todos los consejos anteriores, probablemente a estas edades ya hayas logrado contagiarles un poco de pasión por la cocina. Tus hijos se hacen mayores y cada vez pueden ayudarte más. Otórgales tareas con más responsabilidad como trocear fruta (¡con mucho cuidado!), estar pendientes del tiempo de cocción o de horneado de los alimentos o de la preparación de la receta en su totalidad para los más valientes.

¿Te ha parecido interesante?

NEWSLETTER

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON familia

CONOCE LA HISTORIA DEL DÍA DEL PADRE

ver POST

CINCO PLANES ENRIQUECEDORES PARA HACER CON NIÑOS ESTAS VACACIONES

ver POST

PLANES EN FAMILIA

ver POST